Se veía venir

Esta ocurriendo estos días un hecho que a muchos sorprende pero si nos ponemos a pensar, era de esperar. En el Real Club Náutico de Gandia ha saltado la alarma y se esta produciendo un éxodo, cuyas dimensiones no podemos preveer.
Desde hace algunos años, han venido venciendo concesiones náuticas deportivas concedidas a distintos clubes náuticos y, si echamos cuentas de las fechas en que se concedieron y los plazos de las mismas, en los próximos años expirarán algunas más.

Los clubes que se encontraron en esta situación en los años boyantes, resolvieron la renovación (aunque hasta donde alcanzan mis conocimientos las concesiones de Estado no son prorrogables) de la forma que consideraron mas oportuna y las inversiones realizadas se amortizaron en un instante, incluso hubieron codazos para estar en primera fila. Pero esos tiempos han pasado y las renovaciones tienen difícil solución, la inmediata es recurrir al encarecimiento de los amarres, en el caso que nos ocupa hasta el triple del actual, lo que en muchos casos lo hace insostenible para sus propietarios y todo ello ha desembocado en la puesta a la venta de muchas embarcaciones.

Un sector como el náutico, donde “METER” un aficionado en el agua, supone un esfuerzo inmenso por razones económicas, sociales, familiares etc.; estas circunstancias, en vez de “METER” los esta “SACANDO” del sector y sin que nadie mueva un dedo. Veremos los años que tardamos en recuperar lo perdido.

Creo sinceramente que la culpa de todo esto, aunque no solo ellos, la tiene la Administración Pública, tengo la convicción que la gestión de los puertos deportivos, varaderos y amarres de cualquier tipo, no deben estar en manos de los Clubes Náuticos, aunque les agradezcamos la labor realizada en otros tiempos, tenemos que reconocer que, en la mayoría de los casos, son asociaciones decimonónicas. ¿Y el sector profesional y las organizaciones empresariales?…. ni están ni se les espera.

Parece que este sector económico, que estaba en alza tanto en industria como en servicios y creando puestos de trabajo, no interesa a nadie, con la pobre excusa de que es un sector para ricos, aún si fuera cierto (barcos los hay de casi todos los precios) los trabajadores son iguales y tienen los mismos derechos que los de cualquier sector industrial.

Nos hará falta ………mucha suerte

Y tened cuidado ahí fuera