LAS HOGUERAS DE SAN JUAN

LAS HOGUERAS DE SAN JUAN
Hemos hablado hace muy poco de las dificultades, trabas y, en consecuencia, gastos que supone poder pasear con tu barco el próximo domingo con tus amigos o familiares, debido a los inconvenientes de una legislación incomprensible e inasumible.
Las cosas están llegando a términos insoportables y yo diría que más bien de vergüenza, aunque habría que ver a quien se le pone la cara roja y temo que, como pasa en tantas otras cosas, los responsables se mirarán unos a otros y nadie tendrá la culpa y a seguir.
Ha llegado el momento de llamar a las cosas por su nombre: en la náutica deportiva existe tal incompetencia legislativa que no puede continuar, si a quien corresponde no sabe, lo primero sería reconocerlo y o bien se marcha o pone a alguien que lo resuelva o que se asesore (que eso puede ser gratis).
Es una verdadera vergüenza el revuelo nacional que existe en estos momentos con los ‘abanderamientos belgas’ hasta el punto que el folleto informativo para el cambio de bandera te lo entregan incluso en alguna ‘Capitanía Marítima’.
Ahora que hemos dejado atrás el mes de mayo tan propio para estos temas y tradicionalmente para las primeras comuniones, me viene a la memoria que en mi infancia cuando estuve en este trance organicé un buen revuelo en casa al empeñarme en tomarla vestido de torero a lo que por supuesto después de varios follones no accedieron y el día de autos lo hice vestido de marinero raso (no de almirante), pero de marinero. No sé en qué hubiera cambiado mi vida, dado la movida nacional que existe en defensa de las corridas de toros y es sorprendente que un segmento del turismo (primera industria nacional) como es el turismo náutico nadie haya movido un dedo en su defensa, ni la sociedad, que debido a la educación que hemos recibido solo le parece un deporte de ricos, ni las autoridades.
Esto en estos momentos solo tiene un camino o cogemos toda la legislación al respecto y ahora que se acerca San Juan hacemos una hoguera con ella y rescatamos la Jurisdicción de la práctica de este deporte de la Autoridad de la Dirección General de la Marina Mercante (Ministerio de Fomento) y la ponemos en manos de la Dirección General de Deportes (Ministerio de Cultura) o estamos muertos.
Mientras tanto sinceramente os deseo mucha suerte…………….y por favor tened cuidado ahí fuera.